Noticias

Un informe de Felaban señala que, en América Latina, el crédito ya estaría repuntando.

 Después de varios meses de debilidad, hay varias señales que apuntan a que la cartera de crédito en Latinoamérica ya estaría empezando un proceso de   recuperación.

 Datos de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), recogidos en su informe económico regional, muestran que, a junio, “el sector bancario   latinoamericano registró crecimiento en sus principales indicadores, siendo relevante para estos resultados las mejoras en los resultados económicos   internos observados en algunas economías cuya preponderancia es indudable, por lo que se esperaría e continuar observando mejoras en los indicadores   globales de la industria”.

 De hecho, el documento señala que, al cierre del primer trimestre, la cartera de crédito aumentó 1,48 por ciento anual, luego de dos años en terreno negativo. De hecho,   Felaban señala que, al descontar la inflación, el crecimiento habría sido de 5 por ciento.
 Sin embargo, los datos no son homogéneos, pues nueve países están por debajo del promedio.

 De hecho, Uruguay, Brasil y Perú todavía muestran disminuciones en el crecimiento del crédito, pues la demanda de los consumidores continúa baja a pesar de la recuperación   de la economía.

 Otros que están por debajo de la media son Paraguay, Panamá, Chile, México y Guatemala. 

 Y aunque Colombia está por encima del promedio, lo cierto es que la desaceleración se mantiene, pues según Felaban, “por el bajo crecimiento del PIB durante 2017, el aumento de impuestos al consumo y baja demanda, el crédito empresarial se ha contraído de manera significativa. El crédito que sigue mostrando dinámica es el hipotecario y un menor   medida el microcrédito. La política de reducción de tasas de interés emprendida por el Banco Central desde finales de 2016 podría devolverle dinámica”.
 
 En contraste, la mayor dinámica la traen Ecuador y Argentina.

 SALDOS EN MORA

 Por otra parte, el documento señala que si bien el comportamiento del crédito es muy inferior al de años anteriores, otro de los temas que muestra una mejora es la cartera   vencida.

 Felaban dice que “mientras que en septiembre de 2016 la cartera vencida llegó a niveles de crecimiento anual del 14 por ciento, en junio de 2017 se registró que la misma llegó al 3,7 por ciento”.

En ese sentido, pareciera que la tendencia en Colombia va un poco retrasada, toda vez que el fuerte deterioro de la cartera se está viendo este año y que, al menos en el crédito comercial (que representa más de la mitad del total), aún no hay muestras de recuperación.

Justamente, el país está entre los que tienen una mayor proporción de créditos colgados. Los datos de Felaban muestran que a julio, la cartera vencida era de 4,1 por ciento, frente a 3,73 por ciento en Brasil y 2,67 por ciento en Perú, naciones en las que la cartera se ha mostrado más débil.

El promedio regional está en 2,36 por ciento, lo que según el documento, “aún está lejos de encender las alarmas sobre la situación de la banca”.

De cualquier manera, Colombia está en línea con la región en lo que se refiere a la constitución de provisiones para hacer frente en esta situación, pues el promedio de Latinoamérica es de 170 por ciento.

Otros de los indicadores que, en términos generales, muestran mejoras en la media regional son activos, utilidades, patrimonio y depósitos. Sin embargo, aún falta por recuperar los niveles de rentabilidad.

Tomado de: http://www.portafolio.co/economia/finanzas/cartera-con-senales-de-mejora-en-la-region-511309 
  • La ZFB recibe esta distinción en los premios “Global Free Zones of the Year 2017” de FDi Intelligence, división del diario Financial Times.
  • Categorías en las que recibió el reconocimiento: Mejor Zona Franca de Las Américas, Mejor Zona Franca Especialista en BPO, Mejor Zona Franca en Educación y Entrenamiento y Mejor Zona Franca con Programa de Idiomas.
  • A cierre de septiembre de 2017, la Zona Franca de Bogotá ha gestionado más de 179.374 operaciones de comercio exterior equivalentes a USD $6.955 millones valor FOB.

Asobancaria explicó que el modelo es similar al que se aplica en Europa y busca evitar la exclusión financiera como consecuencia de la desaceleración económica.

Este lunes entrará en vigencia el anunciado decreto que la Superintendencia Financiera que permitirá a los bancos, por una única vez, modificar las condiciones crediticias de los consumidores que por la desaceleración económica estén en riesgo de incumplir con sus obligaciones sin generar un registro en las centrales de riesgo crediticio.

Jonathan Malagón, vicepresidente de Asobancaria, señaló que “lo peor que puede ocurrir es que una persona, que por razones transitorias no pueda pagar sus deudas, una persona que nos ha costado como país incluir en el sistema financiero formal, terminemos reportándola, excluyéndola y enviándola hacia el gota a gota y hacia el crédito informal”.

Antes del nuevo decreto, un consumidor del sistema financiero que inclumplía con el pago de sus obligaciones financieras podía someterse a reestructuración o caer en mora, lo que llevaba además a que los bancos castigaran dicha cartera y en ambos casos era merecedor a un registro en alguna de las centrales de riesgo crediticio como cliente reestructurado o en mora.

“Ahora cuando como banco veo que el cliente no va a pagar, incluyo una nueva opción que se llama modificado y si el cliente se porta bien vuelve al curso natural y si no, será reestructurado o en mora”, añadió Malagón.

Operativamente los bancos del país están listos para aplicar el nuevo decreto ya que, como han hecho durante años, se comunicarán con el consumidor que cumpla con el perfil de riesgo de incumplimiento de sus obligación para ofrecerle la modificación de sus condiciones antes de que caiga en impago.

Sin embargo, a los consumidores que ya están en reestructuración de sus créditos o que cayeron en mora el decreto no les ayudará. “Esto no es una amnistía de las centrales de riesgo hacia el pasado”, puntualizó el vicepresidente de Asobancaria.

Malagón agregó que si bien los bancos no saben cuántos clientes son sujetos a ser reportados, saben que la cartera en mora es de $17,7 billones de acuerdo con las cifras más recientes y que alcanza el 4% de la cartera total y lo que no quiere el sistema financiero es aumentar dicho porcentaje hasta 4,5% “simplemente porque los clientes no tuvieron esta posibilidad de alivio en el corto plazo”.

En la actualidad, el 90% de las reestructuraciones de créditos se dan por iniciativa de los bancos que se comunican con los clientes. Además, en muchos casos los clientes que están informados prefieren no acceder a la reestructuración de sus obligaciones crediticias pues saben que esto les representa un reporte ante Cifin o Datacrédito-Experian, así que el cliente decide que no lo informen.

A esta situación se suma que hay un sobrecargo de pagos por tarjeta de crédito a una sola cuota, pese a la capacidad de muchos consumidores financieros de asumir dichas obligaciones durante dos o tres meses.

“Estos clientes que ganan suficiente para cumplir sus obligaciones, que han tenido históricamente buen comportamiento en el sistema financiero y que se equivocaron al momento de decidir a cuántas cuotas poner su crédito, no aceptan que los bancos los modifiquen para evitar el reporte a la central de riesgo”, destacó Malagón.

Para este tipo de consumidores financieros y para todos aquellos que por cualquier razón están en riesgo de caer en mora pues perdieron la capacidad de responder ante sus obligaciones financieras, desde el lunes tendrán la posibilidad de clasificarse en el sistema financiero como “modificados”.

 

Tomado de: http://www.dinero.com/amp/condiciones-para-modificar-credito-sin-reporte-en-centrales/250316

Muchas empresas no se acogen al proceso de reorganización simplemente porque no saben que existe o porque no saben cómo funciona. 

En esta nueva era de la información inmediata, la forma en que los consumidores se comunican entre sí ha cambiado. Ya no les basta con utilizar los canales telefónicos tradicionales ni los sistemas de audiorespuesta. Hoy, la interacción con sus marcas favoritas se realiza mediante una amplia variedad de canales digitales que van desde Twitter, LinkedIn y Facebook hasta apps móviles y chats en la web.

A mayo, estos retiros de dinero aumentaron 25% anual, y superaron los 1,5 billones de pesos.

Boletín de Noticias

News letter