Colcob en 52° Convención Bancaria

El pasado 01 y 02 de mayo se realizó en Cartagena la 52° Convención Bancaria de Asobancaria, el evento económico más importante del país, que tienen como objeto que los canales de diálogo entre la banca y el gobierno se fortalezcan y se planteen soluciones eficaces a los problemas que actualmente afronta el país.

El evento contó con la presencia de los líderes del Gobierno, de opinión y del sector privado interesados en los desafíos económicos y sociales del país para los próximos años.

                           

Discurso de Apertura de la 52° Convención Bancaria | DESCARGAR | Orlando Forero - Presidente de la Junta Directiva de Asobancaria

 

Sesión de Apertura: Jorge Castaño - Superintendente Financiero de Colombia 

AUDIO 1

Se necesita la concurrencia de todos los agentes del sistema y de la credibilidad de las actuaciones de los mismos, el llamado nuestro es a reflexionar sobre la potencialidad de transformación de los actos individuales que los administradores tienen sobre la forma de concebir y percibir al sistema financiero. La pérdida de confianza de uno es la pérdida de confianza de todos, afortunadamente nos hemos preparado y contamos con herramientas basadas en las mejores prácticas, que nos brindan un margen de acción importante respecto a la calidad en la gestión de los riesgos, sobre que fundamento es mi afirmación, cuatro elementos:

El primero de ellos, nuestra institucionalidad muy bien definida y articulada en donde tanto las facultades y la discusión conjunta de carácter técnico promueve la toma de decisiones que sin perder la independencia propia de cada una de las autoridades contribuyen de manera importante a la efectividad de su implementación, tenemos también  un marco  de supervisión moderno que busca ser prospectivo frente a los riesgos del sistema, en el que la evaluación de la calidad de la gestión, la efectividad de los controles, el rol y las responsabilidades de órganos de administración incluidas sus juntas directivas juegan un factor fundamental expresiones como actividades significativas riesgo inherente y gestión del riesgo ya no son conceptos lejanos a nuestro proceso de supervisión.

 La estabilidad del sistema financiero no solo depende de una buena regulación y supervisión sino que está fundamentada  principalmente en la responsabilidad que los representantes legales, miembros de junta, revisores fiscales entre otros administradores deben imprimirlo al desarrollo de su tarea, no solo en los grandes temas sino en todos los aspectos de su gestión.

Contamos además con una regulación alineada a estándares internacionales que se ha implementado en las entidades al margen de estos años, gran esfuerzo hemos hecho ustedes y nosotros en esta implementación, pasando de ser un simple checklist a tener en materia de supervisión guías de principios que orientan ese criterio del supervisor, la regulación ha buscado adaptarse a características diferenciales de nuestro sistema financiero, sin perder de vista la base de los principios que los define. Desde la regulación prudencial  contamos con una serie de elementos que actúan como colchones de seguridad, que brindan el espacio para actuar de manera efectiva frente a los riesgos inherentes a la actividad y que se traducen en espacios importantes, insisto en las entidades para tener muchas prácticas, el primer componente ya lo hemos mencionado, el Gobierno se refiere a todas esas instancias donde tomamos las decisiones más responsables y adecuadas para que los recursos del público se mantengan protegidos de ahí que sean los principales destinatarios de este mensaje de racionalidad.

El segundo componente esta en los procesos de gestión de riesgo que implementan las entidades.

El tercero, lo constituyen los mecanismos micro prudenciales asociados a instrumentos de reconocimiento de defectos derivados de esa materialización de los riesgos, en el caso de riesgo de crédito, por poner un ejemplo, las provisiones tanto a nivel general como individual, incluidas como componente contra cíclico, en el caso de riesgo de mercado, objetivos condenados por nivel de riesgo, y en materia de liquidez de los activos de alta calidad.

El cuarto componente, va a asociado a la capacidad de gestionar las recuperaciones y las garantías y finalmente la capacidad de absorción de pérdidas no esperadas por parte del capital, cuyos componentes más importantes están asociados al importante esfuerzo de los accionistas y a las reservas que hoy están comprometidas de manera irrevocable, para su capitalización, las cuales al cierre del 2017 alcanzaran cerca del 62% de las utilidades de los establecimientos de crédito, contamos entonces con elementos objetivos para un enfoque racional del negocio financiero, desde la perspectiva de estabilidad del sistema, debemos mantenernos firmes en lo fundamental, en lo que sabemos hacer que es gestionar los riesgos en no perder de vista que el sistema  financiero es un medio y no un fin, no olvidemos la naturaleza del interés público que tiene esta actividad y por ende que es uno de los principales agentes llamados a impulsar el crecimiento económico sostenible, por supuesto que es fundamental con un sistema financiero sólido, pero es relevante que toda su capacidad  de reorientación del negocio se ponga en marcha para fortalecer la oferta adecuada de productos y servicios, a empresas y hogares en las diferentes fases del ciclo, con criterios de sostenibilidad y responsabilidad, estoy convencido de que en nuestro país no tendrá cabida, la definición de banquero dado por marker trade quien decía que un banquero es un amigo que nos presta el paraguas cuando el sol está brillando y lo quiere de regreso en el  instante en que empieza a llover, hecha la mención que lo esencial se mantiene las bondades, fortalezas que tenemos las debemos explotar, pero no en un discurso como este si no en la verdad de los negocios, sin embargo no puedo dejar de mencionar uno de los temas que viene siendo objeto de seguimiento, por parte de analistas, calificadores, medios de comunicación, industrias, multilaterales y por supuesto la misma  superintendencia y es la cartera de crédito, es cierto las cifras no son las más deseables, pero tampoco son las que caracterizan un escenario critico en el sistema financiero, sin embargo las tendencias son alarmas importantes que debemos atender todos, los principales indicadores de cartera, muestran que abril del 2017 creció un 2.6% real, donde el menor crecimiento de la cartera comercial impacto este indicador, ya lo mencionaba el Gerente del banco, la cartera vencida ha venido acelerándose a tasas de 32%  los indicadores de calidad pasaron de 4% a 4.2% y las provisiones han crecido a un ritmo de 14.1% en la medida en que se han venido reconociendo  los deterioros; ahora bien más allá de esforzarnos por calificar esta difícil situación, lo más importante  es el cómo actuamos, es natural que menores crecimientos en una economía se traduzcan en una menor demanda de créditos, así como también es natural que en reacomodos de la economía se  presenten incrementos  en el deterioro de la calidad crediticia de algunos deudores; que sea natural no significa que no sea objeto de atención y reacción, sin embrago dicha atención no puede basarse exclusivamente en tratar de explicar caso a caso los deterioros como si se tratasen de hechos atípicos o aislados, debemos ir mas allá y encontrar el común denominador de todos estos eventos para enfocar nuestros esfuerzos, utilizando todas las herramientas que hemos venido mencionando, no echemos en saco roto los mensajes de atención de los organismos multilaterales y calificadoras, quienes al tiempo que resaltan la solidez del sistema financiero en muchos frentes, también hacen un llamado a la autocrítica en materia de algunas políticas de crédito y mejoras al capital, discusión que debe darse en el corto plazo, en esta coyuntura cual deberá ser o ante ese panorama cual debe ser, el actuar del supervisor que está dirigiendo nuestra labor de supervisión y esta respuesta la podemos abordar en cuatro fases.

La primera es: necesitamos como superintendencia tener una lectura aterrizada de lo que es la coyuntura económica más allá del comportamiento sectorial específico, le corresponde entonces al supervisor, contar y construir una lectura realista sobre esta coyuntura y aunque podemos mejorar mucho en este esfuerzo el acercamiento con analistas económicos, organismos multilaterales, grandes representantes del sector real, entre otros, han permitido mantener actualizado ese diagnóstico, pensamos que tener un escenario formal en el cual se discutan diferentes preocupaciones, sobre todo en materia del reto del crédito, permita una correcta lectura de la industria para la cual tendremos una propuesta al final de esta intervención.

En la siguiente fase en el ciclo de supervisión una vez tengamos definida esta coyuntura  nos corresponde entender que esta determina los comportamientos posteriores de los agentes, por lo tanto es necesario tipificar  las practicas que la caracterizan con el fin de mitigar los efectos de corto plazo y sobretodo anticiparse a los de largo plazo; una práctica recurrente es la de modificar las condiciones de los créditos sin que medie un ejercicio adecuado de análisis de riesgo que permita establecer las condiciones financieras de los deudores y así mantener su capacidad de pago. Las llamadas reestructuraciones son objeto de supervisión intensiva y lo será para la superintendencia, siempre son bienvenidas, si cumplen con su objetivo frente al cliente, no serán bienvenidas si lo que buscan es mejorar artificialmente indicadores de desempeño en el  corto plazo. En este punto queremos avanzar responsablemente en los ajustes necesarios que permitan la aplicación de este mecanismo siempre y cuando se determinen procedimientos que convaliden la realidad financiera de los deudores.

En una siguiente fase teniendo una lectura acertada de la coyuntura y de las posibles prácticas  los esfuerzos deben focalizarse en identificar  los factores de riesgo y el impacto que genera las vulnerabilidades sobres las entidades, en razón a su nicho de negocio, naturaleza y complejidad de las operaciones, pues es claro que el impacto no es igual en cada una de las entidades, y en la fase de reestructuración de nuestro plan de supervisión de todos estos insumos, que buscan que todas nuestras actuaciones sean generadoras reales de cambio más que procesos sansonatorios, o incluso extensos requerimientos particulares, queremos asegurar un resultado que beneficie la sostenibilidad y protección del ahorro público, esperamos entonces ser flexibles donde sea posible, pero también estrictos y firmes cuando las circunstancias así lo ameriten, entonces hacia donde vamos, realmente ser promotores de cambio suena muy ambicioso, no es fácil, pasa necesariamente por la reflexión respecto de las implicaciones de nuestras decisiones y volvernos a enfrentarnos a la necesidad de entender en dónde estamos y para donde vamos, la razón, evitar que nuestras actuaciones como superintendencia y desde el punto de vista de la regulación sean politicas y en lugar de favorecer la recuperación de las entidades individualmente consideradas, promueva una profundización de sus efectos negativos, sin embargo, la racionalidad de la que tanto hemos hablado en este discurso, en un supervisor siempre estará caracterizado o guiada por la prudencialidad. Quiero cerrar mi participación compartiendo con ustedes los principales frentes de trabajo en que nuestra superintendencia enfocara sus esfuerzos, de manera general hay dos temas importantes para consolidar en el mediano plazo, de una parte el marco de comité de coordinación y seguimiento del sistema financiero se decidió avanzar en la adopción de los mejores estándares en materia de resolución de entidades financieras, basados principalmente en los key trainers definidos por el financial system of de world  en este sentido en coordinación con fogafyn la Superfinanciera conformara un grupo de trabajo institucional con el propósito de asegurar a todos los miembros de la red de seguridad financiera, la organización, priorización, pero sobre todo el desarrollo operativo para la implementación del conjunto de herramientas existentes en la regulación, para resolver adecuadamente problemas con cualquier tipo de entidad financiera, asegurando la protección de los ahorros del público en el sistema financiero. El segundo tema Doctor Orlando para su tranquilidad está asociado para la definición de entornos propicios en los que los innovadores de productos y soluciones de FINTECH puedan desarrollarse garantizando la estabilidad financiera, la adecuada protección del consumidor , la gestión de los riesgos de las  actividades en especial lavado de activos y operativos para lo cual se aprovechara el reciente grupo que el Doctor Hernandez creo en la superintendencia, sobre tecnología financiera, de manera especial con la industria estamos trabajando en los siguientes aspectos y voy a enfocarme en materia de riesgo para no abusar más del tiempo de ustedes, en materia de riesgo de crédito somos conscientes de la necesidad de abrir estos espacios de discusión por lo tanto reactivaremos el comité de riesgo crédito de la superintendencia financiera en la que hacen parte representantes de la industria.

Sesión de Clausura: Discurso Doctor Juan Manuel Santos - Presidente de la República de Colombia 

AUDIO 2

 

 

 

Modificado por última vez en Jueves, 15 Junio 2017 20:52

Boletín de Noticias

News letter